En los últimos cinco años Centroamérica ha tenido un crecimiento económico superior comparado con otros bloques económicos. Pese a la pandemia por COVID-19, el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) pronostica que la recuperación de la región será fuerte. Compartimos la nota publicada en FORBES CENTROAMÉRICA

A través del informe “Centroamérica: Integración, inversión y oportunidades comerciales”, el BCIE expuso que la región presenta oportunidades de crecimiento y sustentabilidad. Además, destacan las iniciativas destinadas a promover la inversión sostenible.

El documento menciona que la economía de América Central tendrá uno de los rebotes más fuertes en América Latina y el Caribe, respaldado por la capacidad de respuesta de las economías individuales para hacer frente a los trastornos de la pandemia.

Entre los factores que contribuirán a la recuperación de la región destacan los sectores mayoristas como la agricultura, minería, manufactura y las industrias de la construcción. Mientras que, el comercio minorista es el que más contribuye a la economía de la región.

Por otra parte, Costa Rica mantiene renombre internacional por su industria de dispositivos y equipos médicos, que forma la mayor parte del Productor Interno Bruto (PIB) del país.

Respecto a los flujos de inversión extranjera, el 85% proviene de Estados Unidos y el resto de América Latina. Los mayores beneficiarios en la región son Panamá, República Dominicana y Costa Rica.

También, Corea del Sur está aumentando su atención en la región con proyectos de infraestructura en marcha.

El BCIE reconoció que los tratados fiscales internacionales pueden ayudar a reducir la complejidad de la situación tras la pandemia. Costa Rica, República Dominicana y El Salvador tienen al menos un tratado fiscal internacional. Sin embargo, casi todos los países de la región otorgan incentivos fiscales para inversiones en sectores específicos.

Leer Más  Actualización de normativas ante COVID-19

Para incentivar la integración económica y acelerar el desarrollo regional, es necesario reducir barreas de comercio, fomentar la inversión en las fronteras, y compartir tecnología y oportunidades laborales.

Al mejorar la integración económica, se fortalecerá la cooperación y se reducirá la incertidumbre política. El estudio recalca que un ejemplo de integración económica son las exportaciones.

Los datos más recientes del Monitor de Comercio de Centroamérica de la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SIECA) revelaron un incremento en las exportaciones de bienes de Centroamérica hacia Europa y países asiáticos durante el tercer trimestre de 2020.

“La crisis de COVID-19 ha obstaculizado la educación y ha incrementado el desempleo, lo que ha provocado el crecimiento de la pobreza. Los esfuerzos que sean más allá de la integración económica y que se enfoquen al fortalecimiento institucional, social, mejorar la sostenibilidad y seguridad serán cruciales para la recuperación de la región”, concluye el informe.