Las importaciones de computadoras portátiles y tablets en El Salvador, ascendieron a $58.7 millones en 2020, lo que significa un incremento de 3.6 % anual. Compartimos la nota publicada en LA PRENSA GRÁFICA.

Los expertos proyectan que las ventas internacionales de laptops y tablets seguirán creciendo a doble dígito este año. Uno de los principales cambios que trajo la pandemia de covid-19 en 2020, y que se espera se refuerce este año, es la mayor penetración del uso cotidiano de dispositivos móviles (que incluyen laptops, tablets y smartphones).

Ya sea para recibir clases, desarrollar el trabajo desde casa, ofrecer productos para comercio en línea o realizar trámites. El mercado de los aparatos tecnológicos experimenta una demanda histórica.

Según el reporte preliminar de la Corporación Internacional de Datos (IDC, por sus siglas en ingles) para el cierre del año 2020, el mercado mundial de computadoras creció 13.1 %, pero solamente en el último trimestre habría crecido un 26.1 %.

Puntualmente, el mercado de Estados Unidos se estima que creció en este trimestre un 54.6 % con récord de unidades embarcadas y se espera que estas cifras de doble dígito de crecimiento se mantengan durante gran parte de 2021, donde Centroamérica no será la excepción al ser aún una región con baja penetración de computadoras a nivel hogar.

Datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) señalan que en 2010 el 30.3 % de hogares del subcontinente tenía acceso a una computadora y para 2017 este dato subió a 44.7 %.

Javier Garita, gerente de Ventas al Consumidor Centroamérica de HP Inc., considera que la pandemia colocó a las computadoras nuevamente como los dispositivos esenciales de las personas, por encima de otros como tabletas o celulares.

Leer Más  ¿Está El Salvador en recesión o depresión económica?

«La demanda se disparó y pasamos de tener un objetivo de colocar una PC por hogar en Centroamérica, a una oportunidad de colocar una PC por persona y esto a nivel mundial ha generado una demanda histórica», dice Garita.

Incremento

Los mercados centroamericanos han mantenido una demanda por los dispositivos móviles en los últimos años.

Por ejemplo, en el caso de El Salvador, luego de una caída del 13.2 % en 2018 comparada a 2017, las importaciones de computadoras portátiles y tablets han crecido un 20.2 % en los últimos cinco años.

Tan solo en el año pasado, las importaciones ascendieron a $58.7 millones, lo que significa un incremento de 3.6 %, reporta el Banco Central de Reserva (BCR).

Jesús Hung, director para Centroamérica y el Caribe de TCL Communication, confirma que la mayoría de los mercados de la región crecieron en 2020 en la necesidad de conectividad y la compra de tablets y de routers tuvo «un crecimiento mucho más rápido que años anteriores» y el de smartphones siguió al mismo ritmo del final del año anterior.

Los expertos coinciden en que el mercado de computadoras, monitores e impresoras seguirá creciendo a doble dígito en unidades y dólares durante 2021.

«Definitivamente estamos esperando un crecimiento aún mayor en la demanda de tablets y dispositivos de conectividad, tales como miFis y routers, y una de las principales razones es que los prestadores de servicios (las operadoras telefónicas) seguirán teniendo la necesidad de ampliar su cobertura de banda ancha con más rapidez con costos controlados, por lo que las soluciones inalámbricas de conectividad, utilizando sus propias redes celulares seguirán expandiéndose», dice Hung.

Leer Más  Conozca actualizaciones de la DNM para el sector industrial

Los mercados centroamericanos que destacarían son Guatemala y Costa Rica, cuyos consumidores muestran gran apetito por adquirir sus equipos tanto online como en tiendas físicas.

Garita, de HP, explica que, históricamente, los consumidores en la región han sido sensibles al precio y la demanda se concentraba en las gamas bajas. Sin embargo, considera que ahora se asesoran y se informan mejor previamente a la compra, en gran medida lo hacen en los sitios web de los «retailers», por lo tanto, llegan al punto de venta con un criterio más claro y formado.

Adicionalmente, el consumidor se dio cuenta que, en un contexto virtual, se requiere hacer un esfuerzo mayor de presupuesto para equipar mejor su oficina o salón de clases en casa con monitores para aumentar la productividad, periféricos como teclado, ratón y «headset» para mayor ergonomía y una impresora que pasó en muchos casos de ser un opcional, a una necesidad.