Entre octubre y diciembre la caída económica fue de 2.3%, lo que se sumó a la contracción durante dos trimestres previos de forma consecutiva. Compartimos la nota publicada en EL DIARIO DE HOY.

Con la confirmación del Banco Central de Reserva (BCR) de que la economía cayó de nuevo en el cuarto trimestre de 2020 y que al final cerró el año con una contracción de 7.9% también se ratifica que el país está en recesión. La economía experimentó una caída económica durante tres trimestres consecutivos durante el año pasado y varios organismos internacionales habían advertido que la contracción rondaría entre el 7% y 9%.

“Preliminarmente se estima que la contracción de la economía salvadoreña en 2020 fue -7.9%. Con la implementación de distintas medidas por parte del Gobierno se evitó que dicha contracción fuese mayor”, indicó el presidente del BCR, Douglas Rodríguez.

El Banco Mundial había proyectado que El Salvador caería -7.2%, el banco JP Morgan advirtió que sería del -8.2%, la Cepal indicó que sería de -8.6% y el Fondo Monetario Internacional (FMI) vaticinó -9.0%.

Si bien la caída económica entre octubre y diciembre 2020 fue de 2.3%, casi cuatro veces menos que de julio a septiembre cuando reflejó una baja de 9.86% y de 19.4% entre abril y junio, no se logró evitar la debacle al final del año. El presidente del BCR destacó que “desde mediados de junio con la reapertura de las actividades económicas, se crearon condiciones que permitieron una recuperación importante en el aparato productivo salvadoreño”.

Sin embargo, las cifras oficiales indican que el consumo de las familias cayó 10.6%. Esta caída, según el economista y expresidente del BCR, Óscar Cabrera, es producto de los más de 40,000 salvadoreños que se quedaron sin trabajo en el sector formal y más de 150,000 en el área informal debido al prolongado cierre económico el año pasado, lo que llevó a que los hogares tuvieran menos ingresos para comprar.

Leer Más  OMS cree “prematuro” predecir el fin del Covid en 2022

Este impacto en la economía es significativo porque el consumo familiar representa más del 85% del PIB (Producto Interno Bruto), dice el economista. “Los salarios son los que han impactado para que los gastos de consumo final bajaran”, señaló.

 

Otro factor que ha influido en la caída económica de 7.9% es el desplome de la inversión, tanto privada como pública, además del derrumbe de las exportaciones en más de un 21%, explica Cabrera. Un 6% de familias salvadoreñas de clase media pasó a ser pobre en 2020, según informe del BID

El gasto en el gobierno sí creció

El presidente del BCR confirmó que el gasto en el gobierno sí aumentó. “Desde el enfoque del gasto, la contracción de la economía salvadoreña se reflejó en todos sus componentes, a excepción del gasto público que aumentó 6.1%”, informó Rodríguez.

De acuerdo a una gráfica del BCR, ese gasto “amortiguó el efecto de la contracción” económica, pero Cabrera no opina así. “A pesar del incremento del gasto público no fue posible atenuar el impacto en la desacelaración económica”, afirmó.

Para este año el Banco Central proyecta un crecimiento entre el 5% y 6%, pero el expresidente del BCR prevé que sería entre 3% y 4%.

Sectores que sí crecieron en pandemia

El presidente del Banco Central de Reserva (BCR), Douglas Rodríguez, también informó, la semana pasada, que en contraste con los sectores que reflejaron caídas hubo otros como el financiero y el de electricidad que experimentaron un crecimiento durante 2020.

El de electricidad mostró un crecimiento de 5.4%; el financiero del 3.5%; mientras que el de Salud fue del 2.5% y el de agua del 1.7%. Además, el Banco Central registró que la administración pública y el sector de defensa crecieron el 0.7%. Rodríguez destacó que sectores como el de construcción y electricidad “liderarán el proceso de recuperación económica en 2021”.

Leer Más  ¡Somos ASI! Team Building 2020

El economista y expresidente del BCR, Óscar Cabrera, considera que la recuperación económica dependerá de factores como el ritmo de la vacunación y de las negociaciones que tenga el gobierno con el FMI para concensuar un conjunto de políticas públicas que enrumbe el crecimiento económico, pero advierte que si giran en torno a la austeridad fiscal el crecimiento estimado para este año será mucho menor al que proyecta el gobierno.