El secretario del Departamento de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, anunció oficialmente, el lunes 22 de marzo,  a Ricardo Zúniga como el Enviado Especial para el Triángulo Norte, quien viaja en misión especial este lunes a México y Guatemala para analizar el creciente fenómeno migratorio y la cooperación para el desarrollo. Compartimos la nota publicada en LA PRENSA GRÁFICA.

“Encantado de anunciar que Ricardo Zúniga será nuestro Enviado Especial para el Triángulo Norte, liderando los esfuerzos del Departamento de Estado para mejorar las condiciones de Centroamérica y promover una mayor cooperación para implementar la estrategia regional de gestión migratoria de la administración”, publicó en su cuenta de Twitter el Secretario de Estado.

Zúniga, quien fue asesor del ex presidente Barack Obama, viaja junto a Roberta Jacobson, coordinadora de la frontera sur en la Casa Blanca y Juan González, encargado de Latinoamérica y el Caribe en el Consejo de Seguridad Nacional (NSC).

Los tres se reunirán en la capital mexicana con el canciller mexicano, Marcelo Ebrard; el director general para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Roberto Velasco; y otros representantes de ese ministerio y del Instituto Nacional de Migración (INM), según una fuente oficial estadounidense.

La Cancillería mexicana indicó que el «principal tema» a tratar en esta reunión será la cooperación para el desarrollo de Centroamérica y del sur de México, además de los «esfuerzos conjuntos» por una migración «segura, ordenada y regular».

Después de sus reuniones en México, González y Zúñiga continuarán su viaje hacia Guatemala, donde se reunirán con el presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, y el canciller, Pedro Brolo. También conversarán con representantes de la sociedad civil, del sector privado y de los ministerios encargados de economía y seguridad.

Leer Más  ASI sigue apostándole a la innovación

La región vive una potente ola migratoria hacia Estados Unidos desde la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca a finales de enero y las autoridades estadounidenses detuvieron a 100,441 indocumentados en febrero, frente a los 78,442 de enero.