El transporte de mercancías vía terrestre por Centroamérica ha comenzado a complicarse. A poco más de un mes de iniciadas algunas restricciones para el movimiento de personas en la región, Panamá, Costa Rica y El Salvador han optado por dar solo tres días para que los motoristas de carga que ingresan en sus territorios descarguen y carguen sus camiones.

Compartimos la nota publicada en EL ECONOMISTA.

La restricción de 72 horas comenzó en Panamá, luego se adoptó en El Salvador y, finalmente, se sumó Costa Rica. Para varios representantes del sector de transporte de carga, estas medidas podrían complicar el abastecimiento de productos para la población.

«Desde ya la está complicando (la cadena de suministros). Los países están diciendo que están queriendo facilitar el libre tránsito de las mercancías para que no haya desabastecimiento, pero cada país está tomando sus propias reglas y protocolos», afirmó Guillermo Massana, presidente de la Asociación de Transportistas de Carga de El Salvador (ATCASAL).

Según Raúl Alfaro, presidente de la Asociación Salvadoreña de Transportistas Internacionales de Carga (ASTIC), antes Costa Rica permitía que los vehículos extranjeros permanecieran hasta 30 días en su territorio, pero a partir de la restricción, solo permite 72 horas. De sobrepasarse ese plazo, se debe de pagar una multa de $500 y pagar por la introducción del vehículo a ese país.

«¿Qué tiene que ver una medida migratoria con una netamente aduanera? Hasta ocho días tienen que esperarse algunos camiones en Costa Rica para que los descarguen», cuestionó Alfaro.

La Prensa de Nicaragua reportó que había una larga fila de camiones estacionados en la frontera de Peñas Blancas, a la espera de que Costa Rica solucionara el problema para poder cruzar.

Leer Más  Protocolo para la movilidad y logística de las mercancías ante la pandemia COVID-19

La Cámara Logística de El Salvador (CALOES) llamó al diálogo para resolver el impasse. «La rentabilidad de hacer un flete a Costa Rica tiene que ver con regresar con el camión cargado. Son casi 1,000 kilómetros hasta allá. Si solo vamos y no tenemos la posibilidad de, en 72 horas, entrar, llegar a la compañía, bajar la carga, esperar flete y volver a ser cargado, el transportista tendría que salir inmediatamente con su furgón vacío, lo que significa pérdidas», detalló la gremial.

Varias gremiales centroamericanas han solicitado a las autoridades de la región que se extienda el plazo para la permanencia de los conductores en los países por al menos 10 días. Según Alfaro, es más razonable que estos 10 días comiencen a contar a partir de la descarga del camión.

«Propusimos que el plazo debe de iniciar a partir de cuando se hace el despacho de la mercancía ya con todos sus documentos, pues en el espacio del cruce fronterizo, por los procesos migratorios, de sanitización (sic), aduaneros y fitosanitarios, se demoran en algunas ocasiones varios días y esto imposibilita el cumplimiento del plazo de 72 horas», indicó Carmen Aída de Meardi, presidente ejecutiva de Comisión Intergremial para la Facilitación del Comercio (CIFACIL).