Buenas noches

Para nosotros es un honor darles la bienvenida a la fiesta de los industriales. La ASI se viste de gala para celebrar el Día Nacional de la Industria,  decretado por la Asamblea Legislativa, ya que el 12 de junio es la fecha de fundación de la Asociación Salvadoreña de Industriales, como un reconocimiento a la labor de los empresarios y trabajadores industriales en el desarrollo de El Salvador.

Durante 61 años, la ASI ha sido el referente de la industria salvadoreña, ocupando un lugar destacado entre las instituciones empresariales, caracterizándose por una visión progresista y aferrada en los principios básicos de libertad, democracia y respeto al Estado de Derecho, como única opción para la prosperidad y el desarrollo sostenible de los pueblos.

Pero además esta noche nos reunimos para reconocer el esfuerzo empresarial salvadoreño y honrar a algunos de sus más destacados industriales, con la entrega de los Premios ASI, como lo hemos venido haciendo desde 1959.

Nuestro mayor reconocimiento es para todos ustedes los industriales. Esta es nuestra fiesta. ¡Muchas felicidades y muchas gracias por ser el motor de la economía!

Extendemos un reconocimiento público a los miembros de la Comisión de Selección de Premios ASI, quienes sin duda alguna han tenido una tarea difícil.

Agradecemos al señor Vicepresidente de la República, Félix Ulloa, el Secretario de Comercio e Inversión y funcionarios que nos acompañan por haber aceptado la invitación.

Hacemos extensivo este agradecimiento también a cada uno de nuestros patrocinadores que hacen posible la realización de este evento y, por supuesto, a todos nuestros socios por la confianza en nuestra gestión y el apoyo que nos brindan.

Deseo aprovechar para agradecer a nuestra Junta Directiva, y a todo el equipo de trabajo de la ASI, por su entrega y esfuerzo en pro de la industria.

Los PREMIOS ASI incluyen tres categorías:

El Premio al Empresario Benefactor, el cual persigue revelar el rostro humano de aquellos empresarios ejemplares, que con el espíritu solidario que los caracteriza, son héroes anónimos que dedican su tiempo, esfuerzo y recursos, para brindar mejores oportunidades y una mejor calidad de vida para los más necesitados.

Es por ello que esta noche reconocemos la labor en pro de la educación, las artes y la cultura de la Fundación Pablo Tesak, y por supuesto a una mujer extraordinaria y gran empresaria que está al frente de esta organización, me refiero a doña Ildiko de Tesak.

De todos es conocido la larga trayectoria de nuestro querido y recordado Pablo Tesak y doña Ildiko, y su inmensa bondad hacia los salvadoreños y el bienestar de los trabajadores.

Desde 2008, la Fundación Pablo Tesak trabaja con la misión de contribuir al desarrollo humano integral, sostenible de las comunidades vulnerables, estimulando la creatividad y la imaginación a través del arte y la cultura, fortaleciendo los valores de la identidad salvadoreña, y actualmente cuentan con un admirable Centro Cultural en Ciudad Delgado que atiende a centro educativos, empresas, iglesias, ADESCOS, universidades e instituciones gubernamentales. Les invito a que lo visiten y se llevaran una agradable sorpresa.

El Premio al Empresario Emprendedor, es para aquel empresario que con mucho esfuerzo y dedicación, con determinación y con innovación, convierte su pequeño negocio en una industria pujante y emblemática, siendo un ejemplo vivo que El Salvador es un país de oportunidades para todos los emprendedores.

Este año, el premio corresponde a Industrias CARICIA, y por supuesto estamos reconociendo el esfuerzo, la tenacidad de un hombre visionario, un emprendedor nato, don Guillermo Egan, que inicia una empresa en 1971 en un pequeño taller para confeccionar pantuflas, es así como nace esta pujante empresa que en la actualidad tiene una capacidad de producir más de 200 mil pares de zapatos al mes.

Leer Más  Aduanas suspende temporalmente Declaraciones de Valor (DVA)

Industrias CARICIA y su marca Lee Shoes se ha diversificado y de contar con un par de trabajadores ahora cuenta con 880 colaboradores en toda Centroamérica, solo el año pasado produjeron más 700 mil pares de zapatos y exportan arriba de los 300 mil pares de zapatos al año.

El máximo galardón de la Asociación Salvadoreña de Industriales es dedicado a aquellos empresarios salvadoreños que son visionarios, y que con su trabajo y determinación, dejan huellas imborrables en la historia de la patria. El PREMIO ASI, otorgado desde 1959, es para decir: Gracias Empresario Salvadoreño por contribuir al desarrollo de la industria y al engrandecimiento de El Salvador.

Este año, nos complace otorgar el máximo galardón a don Ricardo Sagrera Bogle, Industrial del Año, un hombre que desde muy joven se incorpora a la empresa familiar fundada en 1942, Hilandería Salvadoreña S. A. (HILASAL) empresa que ha sido un ícono de la industria salvadoreña.

Tras la incorporación de don Ricardo Sagrera Bogle a HILASAL y tras insistir, logró ingresar al mercado estadounidense, innovando y creando un nuevo nicho de mercado “Fashion Towels” lo que luego le permitiría convertirse en el líder mundial de las toallas estampadas.

En 1991, HILASAL implementa una estrategia de diversificación e inicia sus actividades de maquila creando Valley Manufacturing, que la en actualidad es una empresa líder en la industria mundial de productos textiles. En 1994 desarrolla el parque industrial ExportSalva Free Zone, que pronto se convirtió en el polo de desarrollo para la comunidad de Lourdes, en el Municipio de Colón. Y más recientemente y atendiendo las necesidades de sus clientes crean un moderno centro de distribución regional regional denominado Blue Logistics.

Con los Premios ASI, queremos honrar el liderazgo y el espíritu de servicio de todos aquellos empresarios que, a través de los años, han dedicado su tiempo y esfuerzo para construir un mejor país.

Estimados empresarios:

Nuestros galardonados, al igual que muchos salvadoreños, son emprendedores, luchadores, y optimistas, que no se dejan vencer por las adversidades.

Muchos otros industriales, al igual que ellos, han sabido también aprovechar exitosamente las oportunidades y se adaptan constantemente a los desafíos de una economía globalizada.

Sin embargo, estos logros se deben al esfuerzo puramente empresarial de los industriales, y a la incansable labor y dedicación de nuestros trabajadores.

Como industriales, venimos afrontando una serie de adversidades y amenazas, que han puesto a prueba nuestra capacidad empresarial. Aún así, hemos seguido invirtiendo porque creemos en El Salvador.

NUEVO GOBIERNO

El inicio de un nuevo periodo gubernamental genera esperanzas, y por ahora se respira un mejor clima de cordialidad que puede marcar la diferencia.

Saludamos al señor presidente de la República, Nayib Bukele, en esta gran tarea de conducir los destinos de nuestro país, para ello creemos que es importante una verdadera búsqueda del diálogo y trabajar juntos con todos los sectores. Este es ciertamente el único camino posible.

Tendemos la mano al nuevo gobierno y reiteramos nuestra total disposición para trabajar juntos para superar, con urgencia, el bajo crecimiento de nuestra economía, la falta de nuevas oportunidades de empleo y la falta de seguridad ciudadana y jurídica que ya rebasa los límites de tolerancia de los salvadoreños.

Estamos frente a una gran oportunidad de unir esfuerzos para sacar adelante nuestro querido El Salvador. Ya demasiado tiempo hemos perdido en discusiones estériles que no nos conducen a ningún lado. No podemos seguir esperando, debemos avanzar, dejar de culparnos y de buscar excusas. Estamos conscientes que el camino no será fácil.

Leer Más  La Economía Salvadoreña sigue siendo impulsada por la producción industrial.

Estamos convencidos que el gobierno y el sector privado no podemos caminar por rumbos opuestos. En tal sentido, vamos a trabajar con el nuevo gobierno y seguiremos ofreciendo nuestras propuestas para construir un mejor país para todos.

El próximo gobierno debe demostrar respeto por el sector empresarial y una sincera voluntad de trabajar de la mano con la industria y respetar la constitución, la democracia, y el Estado de Derecho, que son requisitos básicos para lograr la prosperidad de una nación.

En nosotros encontrarán un aliado para el progreso de El Salvador, pero también una institución crítica ante medidas arbitrarias o de políticas públicas inadecuadas, en contra del sector empresarial y de nuestro sector laboral.

Nuestro principal enfoque es producir y no bloquear acciones gubernamentales. Nosotros no somos enemigos, ni adversarios políticos. Por años, los empresarios hemos sido aliados del desarrollo de El Salvador y lo seguiremos siendo. Reiteramos que la industria es la mejor herramienta para alcanzar los anhelos de inversión, crecimiento, empleo y bienestar social de los salvadoreños.

Los salvadoreños necesitamos líderes enfocados más en el trabajo que en la popularidad, que busquen el bienestar de todos antes del propio, y que promuevan el desarrollo económico y social que nos permita eliminar las brechas y las injusticias. Ya es tiempo que dejemos de pensar en las próximas elecciones y nos enfoquemos en lo que le heredaremos a las próximas generaciones.

El Salvador cuenta con un importante sector industrial, no hay otro sector que por sí solo contribuya más con empleo, con exportaciones, y con impuestos. Nuestro mejor recurso es nuestra gente. Tenemos la fuerza laboral más productiva, más creativa y más laboriosa, y una industria pujante que ha sabido adaptarse a los cambios y desafíos.

Estamos listos para construir una relación de trabajo permanente, basada en la confianza y en el respeto mutuo, que nos permita coincidir en una visión compartida del rumbo que necesita nuestro país.

Tanto el sector público como el sector privado debemos esforzarnos para ser más eficientes y competitivos. Necesitamos un gobierno comprometido a eliminar los obstáculos a la competitividad, a reducir la burocracia, y a eliminar la excesiva tramitología. Un gobierno que resuelva y no que sea parte del problema.

La tarea es grande. Las dudas y las incertidumbres son muchas. Pero si este gobierno cumple sus promesas y trabaja junto con el sector productivo, nuestro El Salvador verá una era de desarrollo económico como nunca antes la ha visto.

Hay que crear las condiciones para reactivar la inversión, las transformaciones sociales y económicas que los salvadoreños esperamos, el apoyo a la industria es una apuesta segura para generar el empleo que tanto se necesita. Es sencillo, cuando se genera el clima de confianza y seguridad las empresas invierten, el empleo crece y se genera el tan ansiado desarrollo social.

Necesitamos eliminar la excesiva burocracia y tramitología que ahogan cualquier negocio, limitar la discreción y arbitrariedad en la gestión pública. Pero sobre todo necesitamos definir una visión a largo plazo de la inversión pública indispensable para el desarrollo, como puertos, aeropuertos, carreteras, puentes, aduanas, hospitales, escuelas, etc.

Estimados industriales:

Solo hay una manera de lograr el país que soñamos, esta no es tarea solo del gobierno, es tiempo de cambiar el rumbo del país, de moldear nuestra historia, trabajando juntos para forjar un mejor futuro para todos, como verdaderos salvadoreños.