San Salvador, 11 de febrero de 2019

 

SECTOR PRODUCTIVO DEMANDA CERTEZA JURÍDICA

 

La Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI) calificó de inconsulta y consideró como un grave precedente a la institucionalidad del país la decisión unilateral del gobierno salvadoreño de denunciar el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Taiwán.

Para los industriales dicha decisión genera incertidumbre y falta de confianza, irrespetando los compromisos de exportación de las empresas al denunciar el TLC y dejar sin efecto un importante acuerdo comercial.

De acuerdo al presidente de la gremial de industriales, Eduardo Cader, dicha decisión manda el mensaje equivocado, no sólo a los gobiernos amigos con quienes tenemos tratados comerciales, sino también con los diferentes sectores empresariales que esperamos certeza jurídica.

“Nuestra posición como representantes del sector productivo formal siempre fue y lo reiteramos, que El Salvador debía mantener el estatus de vigencia del Tratado de Libre Comercio con Taiwán; y de forma indefinida”.

Las exportaciones de azúcar de nuestro país a Taiwán han crecido continuamente desde que entró en vigor el tratado de libre comercio, el cual otorga acceso libre de aranceles a las exportaciones de una cuota anual de azúcar. Taiwán se ha convertido de forma permanente en uno de los principales mercados por la estabilidad y la certidumbre que otorga el tratado comercial, para las exportaciones de azúcar cruda, blanca, refinada, en distintas presentaciones; beneficiando así a los productores de caña y a los ingenios azucareros. Dicho tratado da preferencias para 80 mil toneladas de azúcar, por las cuales no se paga arancel, beneficios que no tenemos con otros países como la República Popular China”.

Leer Más  ASI contribuye a la preparación de las empresas ante la Unión Aduanera El Salvador-Guatemala-Honduras

Al cancelar el TLC con la República de China Taiwán, la agrodindustria corre el riesgo de incumplir contratos comerciales de exportación, lo cual provocaría penalidades económicas que dañarán la credibilidad y la confianza internacional de El Salvador. Se estima que cerca de $30 millones al año en exportaciones de azúcar perderá El Salvador por la decisión del ejecutivo.