El empleo formal en El Salvador aún resiente los efectos de la crisis económica que se generó por el confinamiento debido a la pandemia por el nuevo coronavirus. Datos del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) indican que durante el primer semestre de este año se perdieron 82,884 empleos en el país. Nuestra vicepresidente, Licda. Carmen Aída de Meardi, fue entrevistada por LA PRENSA GRÁFICA por este tema. Compartimos la nota:

En enero de 2020, el ISSS reportaba 866,119 cotizantes efectivos; esa cifra cayó a 783,235 en junio, de acuerdo con el informe que el ISSS publicó el 31 de agosto pasado. En tanto, los cotizantes al Sistema de Ahorro para Pensiones (SAP) han disminuido 69,725 entre enero y julio de 2020. Sin embargo, en julio se reportó una leve mejora en cuanto al número de cotizantes: la cifras consignan 8,685 más con respecto al mes anterior.

Uno de los sectores de actividad más afectado es el de industria manufacturera, donde se han perdido 22,792 empleos entre enero y junio de acuerdo con el ISSS. Para el ministro de Trabajo, Rolando Castro, los datos del ISSS no reflejan la realidad del empleo porque no todos los patronos pagan las cotizaciones de sus empleados; sin embargo, esa cifra corresponde a los trabajadores reportados, independientemente del pago de la cotización.

Dentro del sector industrial, el rubro textil es uno de los más afectados con una pérdida de 13,425 empleos, de acuerdo con la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI). Un sector «altamente vinculado al mercado de Estados Unidos de América», según explicó la vicepresidenta de la gremial, Carmen Aída de Meardi.

Leer Más  Arrancamos con los preparativos de la COPA ASI 2020

Por lo que «la recuperación de los negocios y por tanto del empleo, dependerá también de la rapidez con que se recupere el empleo en los Estados Unidos para que se generen los niveles de demanda al menos previo a la pandemia», dijo. Además, señaló que hay una tendencia en EUA para aumentar la competitividad y promover el consumo interno, pero también hay interés por invertir en Centroamérica. «Debemos aprovechar para diseñar una estrategia para atraer inversiones», agregó.

El economista Luis Membreño explicó que el cierre prolongado de la economía hizo que las empresas del sector textil perdieran contratos con sus clientes en el exterior. Muchos de esos clientes han buscado a proveedores en otros países de Asia o incluso en Centroamérica: «Reactivar la cadena de contratos para reactivar la producción lleva su tiempo y no es inmediato, y depende también de la demanda internacional; porque los demás países están afectados y tal vez no están comprando la misma cantidad que antes», dijo Membreño.

El ISSS también reporta una fuerte pérdida en el segmento de comercio, restaurantes y hoteles, transporte, almacenamiento, actividades de alojamiento y servicios de comida, con 22,053 trabajadores menos.

Merlin Barrera, exministra de Economía, dijo que lo primero que se debe de hacer «es dimensionar la crisis». En su opinión, se puede crear un programa concreto para estimular el empleo en las empresas: «Lo importante será inyectarle capital de trabajo (a las empresas)», apuntó.

Otra alternativa, en su opinión, es un programa en el que el Estado subsidie las tasas de interés a la banca comercial, para que esta, a su vez, brinden condiciones y plazos más blandos a las empresas. «Para poder contratar personal se necesita liquidez, que es lo que actualmente no tienen las empresas», concluyó.

Leer Más  Actualización de normativa por COVID-19