La Cuarta Revolución Industrial comienza a delinear el futuro de las zonas francas de Centroamérica y República Dominicana (CARD), siendo éstas uno de los principales instrumentos de atracción de Inversión Extranjera Directa (IED), donde se genera más de 50% de las exportaciones totales de mercancías, y trabaja poco más del 3% de la Población Económicamente Activa (PEA), como indica la Secretaría Ejecutiva del Consejo Monetario Centroamericano (Secmca). Compartimos la nota publicada en FORBES CENTROAMÉRICA:

Esto, en línea con la tendencia internacional que impera en este tipo de recintos, los cuales atraviesan por un proceso de modernización e innovación en el que la tecnología es la piedra angular para mejorar su productividad y convertirse en hubs de innovación que impulsen la actividad económica.

Alrededor del mundo existen cerca de 5,400 de estas áreas económicas, mientras que América Latina alberga a aproximadamente 600. La Asociación de Zonas Francas de las Américas (AZFA) representa a 25 países, que en conjunto son fuente de cerca de un millón de empleos directos y conglomeran a más de 10,200 empresas que generan 38,000 millones de dólares (mdd) en exportaciones.

María Camila Moreno, directora ejecutiva de la AZFA, asegura que las ventajas que ofrecen estos recintos, como el impuesto de renta preferencial, IVA y Arancel 0% (en la mayoría de los países), propicia que las cadenas globales de valor estén funcionando, lo que ayuda a la manufactura a ser más competitiva.

“En todos los países de Centroamérica son un mecanismo muy importante para atraer inversiones, para exportaciones, encadenamientos, manufactura y generación de empleos”, indica.

Estos regímenes especiales son importantes para atraer divisas en CARD, al representar más de 50% de las exportaciones totales de mercancías. Por ejemplo, en República Dominicana este rubro es de 56% y en Costa Rica de 55%.

“Tenemos una presencia importante dentro de la economía nacional con un impacto que significa alrededor de 7% del PIB de Costa Rica y a nivel de empleo estamos generando aproximadamente 30% de los puestos que el sector privado está creando a nivel nacional”, puntualiza Carlos Wong, director general de Coyol Free Zone (CFZ).

Moreno dice que los servicios asociados a los call centers, los data centers e implementos médicos, son las áreas de mayor crecimiento. Incluso, algunas zonas han modificado su vocación: por ejemplo, en República Dominicana hace ocho años el principal sector era el textil, mientras hoy prevalece el de equipos médicos.

En HondurasEl Salvador Nicaragua la principal actividad es la manufactura, enfocada en el sector textil. En el caso de Costa Rica predominan el tema de servicios y de aparatos médicos, donde estos últimos representan alrededor de 60% de las exportaciones de zona franca, mientras que los servicios de valor agregado han crecido significativamente en el país durante los últimos 10 años, al registrar un incremento anual en la generación de empleo de entre 18% y 20%, mientras que en el área de implementos médicos es de entre 15% y 18%, apunta Wong.

El desafío más urgente para las zonas francas es el desarrollo sostenible. La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible brinda una oportunidad para un nuevo modelo que busca atraer inversiones en actividades relevantes para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), adoptando altos estándares de factores ambientales, sociales y de gobernanza, para promover el crecimiento inclusivo, señala el reporte World Investment 2019: Special Economic Zones, elaborado por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

Leer Más  Condusal pasa a ser Enerwire.

Al respecto, Moreno menciona que son miniciudades donde se puede trabajar intensamente con las metas de la ONU, para después replicar estas prácticas en el resto de la ciudad, como la optimización del agua, el uso de energía renovable y el cumplimiento de licencias ambientales.

El nuevo liderazgo
Diego Francisco Vargas Triana, gerente general de Zona Franca Bogotá, menciona que hay que pensar en ellas como ciudades inteligentes donde entren en sinergia el medioambiente, la movilidad, la infraestructura, sus habitantes y el sector económico, por lo que es necesario trabajar desde la eficiencia y la inclusión de factores como la tecnología y la creatividad para lograr la productividad de la industria en los diferentes territorios.

“Hay que pensar fuera del contenedor, ya que los usuarios y empresas tienen día a día diferentes necesidades y hay otro tipo de comercio en crecimiento como el e-commerce”, puntualiza.

Estas áreas económicas se constituyen como los ecosistemas perfectos en el comercio internacional para la implementación de la generación de tecnologías: “Las zonas francas son las llamadas a liderar la Cuarta Revolución Industrial”, afirmó José Francisco Mafla, socio de Brigard Urrutia, en el webinar Hacia las Zonas Francas Disruptivas, organizado por la AZFA.

Entre las tecnologías que están disrumpiendo hay servicios en la nube, sistemas automatizados para la entrada y salida de mercancías sistematizadas con las aduanas, y sistemas de reconocimiento para el seguimiento de transportes y mercancías.

Mafla señala que el uso de blockchain permitiría transacciones financieras de forma segura y confiable, datos imposibles de falsificar y permanencia y eficiencia en la transferencia de la información.

Además, el software para manejo de documentos para operaciones es una oportunidad para la integración con tecnología blockchain; este puede ser complementado con Inteligencia Artificial. También es posible la integración con la autoridad aduanera y tributaria y otras entidades que intervienen en comercio exterior.

Del e-commerce dice que es la plataforma ideal para facilitar el comercio de bienes y servicios que se originan desde una zona franca. Al respecto, Moreno puntualiza que al desarrollarse en un área geográfica delimitada, las operaciones tienen que estar controladas y la agilidad en los procesos para una empresa de este tipo tiene que ser mucho más rápida, y en este momento por legislación es muy difícil llevarlo a cabo.

Un hub 3D permitiría potencializar y aprovechar las cadenas de valor, al tiempo que plantean nuevos retos en términos de propiedad industrial e intelectual, subraya Mafla. En febrero de este año, Consorci de la Zona Franca de Barcelona (CZFB), inauguró 3D Factory Incubator, la primera incubadora europea de alta tecnología en impresión aditiva, y ante la escasez de respiradores por la emergencia sanitaria, el Consorci y el Instituto Tecnológico Leitat impulsan un hub público-privado para la producción de respiradores.

En América Latina, la ZFB trabaja en la creación del Vivero Creativo e Incubadora de empresas 3D, en colaboración con entes nacionales, universidades, la Cámara de Comercio, la CZFB y Leitat.

El istmo alza la mano
En Centroamérica este nuevo modelo 4.0 tiene claros ejemplos en CFZ en Costa Rica, y Panamá Pacífico (PP), en el país canalero.

Wong explica que CFZ se encuentra en un proceso de transición hacia una tecnología 4.0 plus que implicaría un ecosistema mucho más integrado mediante automatización.

El parque cuenta con una importante red de proveedores de tecnología para brindar accesos de datos y soporte en tecnología de la información.

Leer Más  ASI participó en la presentación al Sector Privado de la II Ronda de Unión Aduanera Centroamericana PPT Honduras

Asimismo, trabajan junto con el Tecnológico de Costa Rica en un programa de maestrías y proyectos técnicos para mantener actualizados, tanto a los niveles técnicos y operarios, como a los gerenciales:

Tenemos una combinación muy importante entre factores tecnológicos y técnicos y elementos educativos y de infraestructura que nos permiten ir avanzando hacia un nuevo proceso que va a generar un centro de desarrollo de tecnologías que contemplamos implementar a partir del año entrante”, asevera Wong.

En el caso de Panamá Pacífico, su plan maestro de desarrollo incluye no sólo actividad logística, sino una ciudad con espacios residenciales donde se promueve la creación de clusters industriales, centros de entrenamiento de primer nivel de compañías reconocidas a nivel mundial, así como academias de conocimiento, innovación y tecnología.

Henry Kardonski, su ceo, comenta que se están preparando para la Cuarta Revolución Industrial, por lo que su plan maestro está diseñado para ser una zona franca 4.0, lo que implica incorporar pilares de investigación, desarrollo y sostenibilidad.

Asimimo quieren convertirse en un hub de talento local y regional, en el que se fomente una comunidad abierta a las ideas, a la cooperación y la sinergia.

Para ello han gestionado diferentes alianzas con instituciones como INCAE Business School, el Instituto Nacional de Formación Profesional y Capacitación para el Desarrollo Humano (Inadeh), y ADEN International Business, para capacitar la mano de obra en áreas técnicas a través de su Centro de Simulación Industrial en Panamá Pacífico.

“La valoración del talento va más allá de la creación de negocios o plazas de trabajo bien remuneradas, se trata de desarrollar el potencial tanto del recurso humano, como de las compañías, entendiendo que es un motor del desarrollo económico y social del país”, dice Kardonsky.

El futuro
Ante la pandemia por el Covid-19, las zonas francas deberán enfrentar una crisis económica y un descenso en la IED. A decir de Wong, éstas tienen un llamado a ser un líder en el proceso de recuperación: “Tienen no sólo el reto de superar la crisis desde un punto de vista sanitario como todos los demás, sino un rol muy importante de mantener los empleos de las personas para que de una u otra forma no se pierdan las competitividades como país”.

Wong explica que la emergencia sanitaria va a dejar muchas enseñanzas en materia de logística, en el uso de tecnologías de la información y va a traer cambios en las formas de trabajo que probablemente van a ir impactando en el orden económico en algunas relaciones entre países: “Las dependencias que se tenían en el mundo, por ejemplo de la producción en China, se han visto exacerbadas y creemos que va a haber un proceso en el cual Latinoamérica va a estar con oportunidades interesantes en el futuro”.

Para Moreno, de la AZFA, es el momento ideal para posicionarse y atraer las inversiones que se van a ir de Asia, porque las empresas se están dando cuenta de que tenían muy concentrados sus intereses en Asia y en Europa, por lo que realizarán una evaluación de riesgos para analizar dónde van a colocar sus apuestas financieras.

El 25% de las empresas alemanas que están en China ya manifestaron que se retirarían de ese país, “por ello estamos en una coyuntura perfecta para demostrarle al mundo que América Latina está preparada. Lo importante es levantar la mano y que los inversionistas sepan que estamos ahí para recibir estas inversiones”, agrega Moreno.