CAMTEX reportó un crecimiento del 3 % en las exportaciones totales del sector textil y de confección el año pasado.

La industria de la confección registró ventas por un total de $1,973 millones hacia Estados Unidos el año pasado, $3 millones más que en 2017, según el informe de la Cámara de la Industria Textil, Confección y Zonas Francas (CAMTEX). Estados Unidos es el principal destino de las exportaciones de textiles y confección de El Salvador. En 2018, el país exportó $2,696 millones, lo que representó un 3 % más que en 2017.

Del resto de las exportaciones, $516.9 millones fueron hacia Centroamérica y $94.7 millones a países como México, Canadá, República Dominicana, Holanda y Vietnam.

«Nos sentimos optimistas de que haya un crecimiento, aunque es moderado. El sector tiene un peso importante en el ámbito económico del país», opinó Patricia Figueroa, directora ejecutiva de CAMTEX, sobre el resultado.

El sector textil y confección es el noveno proveedor del mercado estadounidense en prendas de vestir. En la economía salvadoreña este representa un 3.3 % del Producto Interno Bruto (PIB) y un 46 % de las exportaciones totales del país.

«Hay muchas oportunidad para crecer, porque si solo tenemos un 1.7 % (de participación en el mercado estadounidense) con un punto más de crecimiento que se tuviera usted estaría hablando de un impacto superpositivo en términos de empleo», agregó Figueroa.

El sector genera en la actualidad 84,000 empleos directos en el país. Entre 2013 y 2018, las exportaciones del sector han crecido $301.7 millones. Durante ese período del paquete completo, es decir, prendas terminadas han venido ganando terreno a las de maquila, pues mientras las de paquete completan un 68 % de las exportaciones totales de país, las de maquila un 32 %, de acuerdo con el informe.

Leer Más  El Coaching como herramienta para la productividad

La gremial informó que presentará una agenda de acciones puntuales al nuevo Gobierno para mejorar su competitividad y que el sector pueda duplicar su aporte a la economía.

Entre los temas a tratar está el de una revisión en el marco aduanero y predictibilidad laboral, respecto al salario mínimo. «El primer punto potencia el crecimiento de las empresas que ya están aquí, y que trabajemos propuestas de cambios en aduanas, que se reduzcan los obstáculos. Aparte de mandar el mensaje de que el país tiene un clima más predecible para la inversión», concluyó Figueroa.

Publicado en La Prensa  Gráfica, marzo de 2019.