REFLEXIONES DE LA INDUSTRIA PARA EL NUEVO GOBIERNO

El Salvador enfrenta grandes desafíos políticos, económicos y sociales que debemos atender con seriedad y prontitud. No tenemos tiempo, no podemos seguir esperando. El Salvador debe avanzar, debemos dejar de culparnos y de buscar excusas. Es necesario que todos los sectores trabajemos juntos eliminando las diferencias y los obstáculos que impiden nuestra competitividad y el crecimiento económico del país.

Como gremial representamos no sólo a los empresarios sino también a los miles de trabajadores de la industria, juntos los industriales generamos el 16% del PIB, producimos el 96% de todo lo que exporta El Salvador, aportamos el 18% de la recaudación fiscal y generamos el 23% de los trabajos formales de este país.

Estamos convencidos que el gobierno y el sector privado no podemos caminar por rumbos opuestos. En tal sentido vamos a trabajar con el nuevo gobierno y seguiremos ofreciendo nuestras propuestas para construir un mejor país para todos, siempre y cuando el nuevo gobierno demuestre respeto por el sector empresarial.

Además, el próximo gobierno debe demostrar una sincera voluntad de trabajar de la mano con la industria y respetar la constitución, la democracia, y el Estado de Derecho, que son requisitos básicos para lograr la prosperidad de una nación.

En nosotros encontrarán un aliado para el progreso de El Salvador, pero también una institución crítica ante medidas arbitrarias o de políticas públicas inadecuadas, en contra del sector empresarial y de nuestro sector laboral.

Debe entenderse que la lógica del empresario es producir y no bloquear acciones gubernamentales; nosotros no somos enemigos, ni adversarios políticos. Por años los empresarios hemos sido aliados del desarrollo de El Salvador y lo seguiremos siendo. Reiteramos que la industria es la mejor herramienta para alcanzar los anhelos de inversión, crecimiento, empleo y bienestar social de los salvadoreños.

Leer Más  Los industriales entregaron la Certificación a las Mejores Prácticas (MPE)

Consecuentes con este pensamiento los empresarios salvadoreños estamos dispuestos a trabajar con quien sea el próximo presidente de la República, a continuar asumiendo los riesgos y seguir invirtiendo en el país. Estamos seguros que saldremos de esta difícil situación si cada uno de los salvadoreños asumimos el rol que nos corresponde y las instituciones del Estado asumen con mayor eficiencia y transparencia su papel como garantes del Estado de Derecho.

El Salvador cuenta con la inmensa fortuna de tener una población laboriosa, y un potente y visionario tejido empresarial.  El gobierno debe aprovechar esa inmensa ventaja que tenemos los salvadoreños.

Ha llegado la hora para que el próximo gobierno facilite y genere las mejores condiciones y que El Salvador recupere el honroso lugar que le corresponde en la región.